¿Vivimos en MATRIX?

Algunas veces pienso que vivimos en una especie de mundo programado, donde habitamos casi siendo esclavizados por una inteligencia de nivel superior, semejante al mundo descrito en la película de los Hermanos Wachowski.

Me levanto por la mañana leyendo noticias pre-cocinadas por el gobierno y en forma de publicidad encubierta por las grandes corporaciones. Ambos que financian, en gran parte, los medios de información que a todas luces parecen independientes, y que de forma directa, sólo apuntan a generar un estado personal de necesidad y culpabilidad constantes.

Como le pasa al traidor de la película, no como un jugoso entrecot cuya exquisitez se debe a una sensación enviada a mi sistema nervioso por Matrix, pero hace mucho tiempo que he olvidado el verdadero sabor de los productos naturales, a los que ahora llamamos biológicos. Eso sí, ahora compro en el supermercado  unos polvos mágicos potenciadores de sabor, con nombres como: “sabor a humo o sabor barbacoa” , que ayudan a condimentar un pollo malcriado , para que no sepa, simplemente, a nada. Me pregunto cuando fue la última vez que comí una hortaliza de la huerta o una porción de carne de los de antes.

Nuestro sistema no funciona de la energía proveniente de personas humanas conectadas por el cuello a un almacén energético, como en Matrix, pero la realidad es que nuestro Sistema sólo es posible gracias a las personas y su esfuerzo diario. A pesar de ser poco importantes, somos imprescindibles. Al menos una de cada dos horas que producimos con nuestro trabajo termina de forma directa o indirecta en las arcas del estado. No es un sistema energético tan sofisticado como en Matrix, pero está bien engrasado y funciona.

Matrix es programado por un grupo pequeño de personas y controlado, por un grupo aún más pequeño. Las personas sólo cuentan para proveer energía. ¿Te suena parecido en algo a nuestra democracia?

Aquí es cuando llega Morpheo y dice a NEO algo como esto: Neo, elige tu pastilla:

Si tomas la pastilla azul fin de la historia (La historia acabará). Despertarás en tu cama y nada cambiará. Si tomas la roja, te quedas en el País de las Maravillas y yo te enseñaré hasta dónde llega la madriguera de conejos. Recuerda, lo único que te ofrezco es la verdad, Nada más.

Un saludo amigos.